CUIDARSE A UNO MISMO.

LA IMPORTANCIA DE CUIDARSE A UNO MISMO.

Me gustaría comenzar este artículo pidiendo que hagas un pequeño ejercicio que nos servirá de reflexión. Piensa en un día, en sus 24 horas y todas aquellas cosas que haces. ¿En qué ocupas tu tiempo? ¿A qué le dedicas tu día?

La gran mayoría de los días desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos haciendo cosas y no somos conscientes del tiempo que le dedicamos a cada una de ellas. Seguramente haremos muchas acciones productivas y que nos aportan bienestar pero si nos detenemos un momento y nos paramos a reflexionar nos daremos cuenta de que muchas de esas cosas que hacemos nos restan valor y no nos aportan.

¿Cuánto tiempo te dedicas a ti mism@?¿Te cuidas a ti mismo mental, física y psicológicamente?

A continuación te dejo un pequeño cuento que espero te ayude a tomar conciencia y hacer pequeños cambios que te aporten bienestar.

“Un profesor, delante de sus alumnos de  la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, cogió un bote grande de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí. El profesor cogió una caja llena de perdigones y los vació dentro del bote. Estos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí. Después el profesor cogió una caja con arena y la vació dentro del bote. Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor volvió a preguntar de nuevo si el bote estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes le respondieron con un sí unánime. El profesor, rápidamente añadió dos tazas de café al contenido del bote y efectivamente, el líquido llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían. Cuando la risa se fue apagando, el profesor  les dijo: “Quiero que os fijéis que este bote representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan. Son cosas que aunque perdiéramos el resto y nada más nos quedase estas, vuestras vidas estarían llenas. Los perdigones son las  otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche…

La arena es el resto de las pequeñas cosas. Si primero pusiéramos la arena en el bote, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf. Lo mismo sucede con la vida. Si utilizáramos todo el tiempo y  energía en las pequeñas cosas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención  las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, concédete tiempo para ir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o tu afición favorita. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa o para reparar la llave del agua. Ocúpate primero de las pelotas de golf, de las cosas que realmente te importan. Estableces tus prioridades, el resto solo es arena”.

Uno de los estudiantes levantó la mano y le preguntó qué representaba el café. El profesor sonrío y le dijo: “Me encanta que me hagas esta pregunta. El café es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay un lugar para dos tazas de café con un amigo”

Deseo que esta pequeña historia te haya hecho reflexionar.

M.Carmen Alonso.

Psicóloga. Especialista en Inteligencia Emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.