Hijos adolescentes

adolescentesSer padre es el “trabajo” más duro del mundo, exige 24 horas al día los 365 días del año… pero también debe ser el más gratificante.

Vitalidad, ilusión, tristeza, incertidumbre, desesperación definen la etapa de la adolescencia, donde todo cobra una mayor importancia para la persona que la vive, desde su propio aspecto físico hasta la palabra más dulce que reciba.

La adolescencia es una etapa cronológicamente de cambio, donde el adolescente tiene que adquirir una identidad personal, una autoimagen, una identidad separada de los demás. Además es una etapa de transformación fisiológica madurativa, de cambios hormonales. Es en esta etapa de la vida donde cobran una gran relevancia los iguales, con los cuáles se identifica, comparte dudas y preocupaciones.

Muchos padres se sorprenden con las conductas de sus hijos adolescentes, sin acodarse que ellos también pasaron por ahí y que también se preocuparon por determinadas cosas y manifestaron comportamientos propios de la edad.

Vega (1984) nos aclara que el adolescente se encuentra en conflicto entre una continua dependencia familiar y las nuevas demandas de la independencia que recibe. Este conflicto es el que provoca tantas discusiones, tantos choques entre los padres y el adolescente, pero no hay que olvidar que es misión del adolescente dejar la niñez y terminar de ser un adulto.

El adolescente suele sentirse lejano de sus mayores, incomprendido, descansa estando “tirado”, durmiendo a deshoras, estándose delante del ordenador durante horas o aislándose mediante cascos a través de la música… pasan de estar muy activos a momentos donde están vagos, decaídos. Es una etapa donde se pasa de la alegría a la tristeza con mucha facilidad. La adolescencia es una búsqueda de identidad, es la reina de la inseguridad y la duda. El adolescente siente la necesidad de vivir rápido.

Muchos de los enfrentamientos que se producen entre los padres y el adolescente son por desconocimiento de los cambios que experimenta el adolescente.

Entre los cambios que pasa el adolescente se encuentra el descubrimiento sobre sí mismo, mirar hacia adentro. Por este motivo necesita estar tiempo a solas, se encierra en su habitación, no sale cuando hay visitas o prefiere pasear a solas. El adolescente también se vuelve más tímido y no quiere hacer actividades conjuntas con sus padres ni acompañarle en los viajes familiares y esto hace que los padres lo interpreten como desafío o descortesía.

Los temas más comunes por los que suelen discutir padres-adolescentes son: falta de colaboración en el trabajo doméstico, la hora de llegada a casa por las noches, los estudios, el dinero, la hora de levantarse, pasarse con el alcohol, las amistades.

La adolescencia es importante verla como una suerte, una oportunidad de ser y sentirnos jóvenes y no como un problema. Como padres, el primer paso que debemos dar es conocer que la conducta del adolescente es consecuencia de los cambios que está experimentando su cuerpo y su mente. También es importante si queremos que nuestro hijo cambie, cambiar primero nosotros, para conseguir una mayor conexión y unión con nuestro hijo y así poder apoyarle en esta etapa tan importante de la vida.

Es fundamental también en la educación de los hijos, y ya no sólo en la adolescencia sino desde niños que se adopte un estilo educativo adecuado donde se favorezca la confianza, la cooperación, la independencia del niño… dejando de lado el estilo autocrático, en el cual el padre está principalmente preocupado por imponer sus ideas y porque su hijo acate su disciplina, y también dejar de lado el estilo opuesto al autocrático, que es el “laissez faire” (“dejad hacer”), que es el padre despreocupado  que deja un ancho margen de acción y decisión a su hijo, hay que buscar un punto intermedio entre ambos.

Si quiere tener la confianza de su hijo muéstrele confianza usted. Póngase en su lugar y pregúntese ¿qué necesita de mí y como puedo apoyarle? El éxito está asegurado si usted es capaz de ver la vida desde el punto de vista de su hijo y no desde el suyo propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.