El mar de las emociones

Mi vida no tiene sentido

Hoy os voy a contar una historia sobre una mujer que un día tuvo que perderse para Autoestimacomenzar a buscarse…

Se llama Elena, y un día acudió a mi consulta para decirme “No sé que me sucede” “No tengo ilusión por nada” “Sólo tengo ganas de estar en casa” “No sé hacia donde ir”

Elena, es una mujer de 46 años de edad, hija mayor de una familia de 4 hermanos. Desde muy pequeña se había encargado del cuidado de sus hermanos, adoptando sin darse cuenta un rol de responsable y cuidado de los demás.

Cuando tenía 20 años conoció al que hoy es su marido y decidieron casarse y tener una familia.

Poco después de casarse dio a luz a su primera hija, después vinieron dos niños más.

Ella se encargó de cuidar de sus hijos; llevarles al colegio, prepararles las comidas, atender a todas sus necesidades…  y sin darse cuenta fueron transcurriendo los años, hasta que sus hijos ya se hicieron más autónomos e independientes.

Y es ahora, cuando Elena empieza a plantearse su vida, a hacerse preguntas que hasta el momento no se había hecho, a tomar conciencia de su vida.

Elena, como muchas otras personas, se olvidó de sí misma para hacerse cargo de los demás, dejando de lado sus necesidades, sus sueños, en definitiva, dejándose de lado a ella misma.

Y ahora en esta nueva etapa de su vida se siente perdida, desanimada y sin saber dónde ir.

¿Qué necesita Elena?

Elena necesita hacer un trabajo de autoconocimiento, para comenzar a descubrirse. Descubrir sus talentos y deseos.

Ahora ha llegado su momento, debe centrarse en ella misma, analizar su situación actual y con apoyo, diseñar  su camino, para llegar a su sitio deseado.

Y en este viaje, es imprescindible que aprenda a sortear esos problemas e inconvenientes que vayan apareciendo, que haga frente a sus miedos y dudas y fundamentalmente que descubra y saque todos sus recursos personales, que CONFÍE EN SI MISMA, y que se sienta capaz de conseguirlo.

Muchas personas, han pasado y están viviendo una situación muy similar a la que ha vivido Elena, por ello, os animo a no dejaros de lado, a escucharos y teneros siempre presentes.

ES HORA DE CUIDARSE, DE QUERERSE Y DE MIMARSE.

M.Carmen Alonso

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.